¿Qué es el apego?

En el lenguaje cotidiano, el apego es una relación entre dos individuos que tienen sentimientos fuertes el uno por el otro y realizan una serie de cosas para continuar la relación. Muchas personas están apegadas: familiares, amantes, un profesor y un estudiante. En el lenguaje de la psicología del desarrollo, el apego es un vínculo emocional fuerte entre el niño y el cuidador. En las teorías sobre apego infantil antiguas, se creía que los niños se sentían apegados a la persona u objetos que le proporcionaba satisfacción oral mediante la succión. Para la mayoría de los niños, era la madre, puesto que es la que con más probabilidad lo alimentaba.apego mono

¿Es la alimentación tan importante como se creía? Un estudio clásico revela que la respuesta es no. Los investigadores evaluaron qué era más importante, si la alimentación o el contacto agradable para el apego infantil. Para ello, se separó a crías de de monos de sus madres al nacer y fueron criados durante seis meses por madres sustitutas. Una de las madres estaba hecha de metal y la otra de tela. Periódicamente, se medía la cantidad de tiempo que los bebés monos pasaban con cada una de las madres. Sin tener en cuenta cuál de las dos madres alimentaba a los bebés monos, éstos pasaban más tiempo con la madre de tela que con la madre de pinchos. Este estudio demostró claramente que la alimentación no era un elemento crucial para el proceso de apego y que el contacto agradable sí lo era.

La mayoría de los niños desarrollan un fuerte apego a su juguete de peluche favorito o hacia una mantita. Los niños suelen llevar el juguete o la mantita con ellos a todas partes. También pueden correr a por el juguete o la mantita sólo en momentos de crisis, como por ejemplo después de una discusión o una caída . Cuando crecen, puede que todo lo que quede del objeto de seguridad sea un pequeño fragmento de manta o un animal de peluche difícilmente reconocible, que ha tenido un par de nuevos rostros y que ha sido cosido infinidad de veces. Si los padres intentan reemplazar el objeto de seguridad por algo nuevo, los niños se resistirán. No hay nada extraño en este comportamiento, los niños saben que la manta o el oso de peluche no son su madre o padre, aunque reaccionen de manera efectiva a estos objetos y se sientan tan cómodos con ellos como con su madre o padre. Eventualmente, pueden abandonar los objetos de seguridad cuando crecen y se vuelven más seguros de sí mismos.

Diferencias individuales.

Aunque el apego al cuidador se intensifica durante la mitad del primer año, ¿es posible que algunos bebés tengan una experiencia de apego más positiva que otros? Según estudios realizados, así se cree. Se dice que, en el apego seguro, los niños utilizan al cuidador, normalmente la madre, como una base segura desde la que explorar el entorno. Se cree que el apego seguro durante el primer año proporciona las bases para el desarrollo psicológico posterior. La sensibilidad del cuidador hacia las señales del bebé aumenta el apego seguro. Los bebés con un apego seguro se mueven libremente lejos de la madre pero procesan su localización con miradas constantes. Los niños con apego seguro responden positivamente cuando son cogidos en brazos por otros adultos y, cuando son puestos de nuevo en el suelo, vuelve de nuevo a jugar. Un niño con apego inseguro, por el contrario, evita a la madre o es ambivalente con ella, teme a los extraños y le afectan las breves separaciones diarias.

Para evaluar el tipo de apego de los niños se creó la llamada “Situación Extraña”, es decir, una medida de observación del apego que requiere que el niño pase por una serie de presentaciones, separaciones y reencuentros con el cuidador y con el adulto extraño en un orden determinado. Utilizando la teoría de la Situación Extraña, los investigadores esperan que sus observaciones les proporcionen información sobre las motivaciones del niño para estar cerca del cuidador y el grado por el cual la presencia del cuidador proporciona al niño seguridad y confianza.

El tipo de aen presencia de un cuidador el niño con apego seguro explora la habitación y examina los juguetes que hay en ella. Cuando el cuidador sale de la habitación los niños pueden protestar levemente y cuando éste vuelve, los niños restablecen una interacción positiva con él quizás sonriendo o subiéndose a su regazo. Después, el niño el niño con un apego seguro vuelve a retomar el juego.

Se han descrito tres tipos de niños con apego inseguro:

  • Los niños con apego evasivos evitan al cuidador. En la situación extraña, estos niños tienen poca interacción con el cuidador, a menudo se muestran angustiados y lloran cuando éste sale de la habitación y no restablecen contacto con el cuidador cuando vuelve, incluso pueden darle la espalda. Si el contacto se establece, el niño suele agacharse y mirar hacia otro lado.
  • Los niños con apego rebeldes pueden aferrarse al cuidador y luego resistirse pegándole para que no se le acerque, dándole patadas o empujándolo. En la Situación Extraña estos niños se aferran ansiosamente al cuidador y no exploran la habitación de juegos. Cuando el cuidador sale, a menudo lloran fuertemente y lo empujan si éste vuelve para calmarlos.
  • Los niños con apego desorganizados están desorientados o perturbados. En la Situación Extraña , estos bebés pueden parecer aturdidos, confusos, y temerosos. Para ser clasificado como desorganizado, un niño debe mostrar fuertes patrones de evasión y resistencia a ciertos comportamientos como miedo extremo alrededor del cuidador.

Aunque la Situación Extraña ha sido utilizada en un gran número de estudios sobre el apego infantil, algunos críticos creen que los eventos aislados y controlados no tienen por qué reflejar necesariamente lo que ocurriría si los niños fueran observados con su cuidador en un entorno natural. La cuestión de utilizar evaluaciones controladas en laboratorio frente a observaciones naturales ha sido ampliamente en los círculos del desarrollo infantil.

Si el apego temprano a un cuidador es importante, debe estar relacionado con el comportamiento social posterior del niño en el desarrollo. Los investigadores han descubierto que para algunos niños, el apego temprano parece anunciar el funcionamiento posterior. En un reciente análisis de 63 estudios, el apego positivo a la madre durante la infancia se vinculó con las relaciones positivas entre iguales, especialmente amistad en la niñez intermedia y tardía y la adolescencia. Sin embargo, para algunos niños existe poca continuidad. La consistencia en el cuidado a lo largo de los años es probablemente un factor importante para conectar el apego temprano y el funcionamiento posterior del niño en el desarrollo.

Anuncios