Cómo estimular correctamente al bebé

Estimular al bebé

Numerosas investigaciones señalan que los bebés nacen con una predisposición a interactuar con los demás. Olvídate de dejarlos solos y en silencio, hablarle y regalarle tu tiempo y tu atención, leerle cuentos y elogiarle por las cosas que hace bien, son acciones que garantizan su bienestar y animan su desarrollo.

Desde las primeras horas de nacimiento, los bebés muestran predilección por las caras y por las voces conocidas. Están programados para la comunicación, que desde los primeros momentos de vida se centra en escuchar y encontrar la mirada de los que le rodean.

¿Qué pueden hacer los padres para estimular de forma correcta al bebé?

  • Hablar con él: los niños que viven en un ambiente rico en palabras durante la etapa de bebé son capaces de identificarlas más rápidamente y acumular un vocabulario rico y amplio durante la niñez. Además, aprenden a leer y escribir más rápido y más fácilmente. No se necesita ningún material ni ningún método especial, sólo ¡háblale! Utiliza un tono afectivo y emocional. Entre los 9 y los 12 meses el bebé pasa a una comunicación más cara a cara, donde el pequeño señala un objeto y los padres le dicen su nombre. A los 12 meses es capaz de entender unas 50 palabras, que las usará alrededor del año y medio.
  • Leer cuentos: Leer cuentos en voz alta y cantar canciones infantiles tiene efectos muy positivos en el desarrollo cognitivo del bebé. Aumenta su capacidad cognitiva y del lenguaje y favorece el aprendizaje escolar. La repetición de las historias ayuda a recordar palabras y las relaciones semánticas entre ellas. No solo sirven para relajar al bebé antes de ir a dormir, sino que permiten crear vínculos sociales, compartir valores, buscar soluciones a los problemas, etc. Asegúrate de que los primeros cuentos sean blandos, grandes y llenos de dibujos. Permite que el niño, en cuanto su destreza se lo permita, pase las páginas él solo.
  • Escúchale: Es capaz de comunicar todas sus necesidades a pesar de que todavía no habla. Dedica tiempo al niño y a observar sus conductas para conocer y responder a sus necesidades. El miedo a no saber interpretar sus mensajes es normal en todos los nuevos padres, sin embargo el instinto está de tu parte.
  • Mantén la casa abierta a visitas: es importante proporcionarle la posibilidad de interacción social más allá de sus padres y sus abuelos. El mensaje a trasmitir es que el mundo está lleno de amigos que ha de conocer. Se pueden realizar visitas a casas de otros papás que tengan un bebé de edad similar y así, además, los padres también pueden interaccionar con los otros padres.
  • Que crea en sí mismo: Elogiarle cuando hace cosas positivas o se porta bien y enseñarle a vencer las dificultades. Un refuerzo positivo es mucho más beneficioso para el niño que los castigos o las amenazas. Los elogios se deben dirigir al comportamiento y no al niño en su conjunto. Lo más valorado es el esfuerzo realizado. Si vemos que está teniendo problemas, no hay que actuar de inmediato, sino animarle a que él mismo encuentre la solución y de esta manera se cría a un niño sano y fuerte capaz de resolver por sí mismo las dificultades.
  • Mimarle: Darle besitos, cogerle en brazos, piel con piel, acunarle, son acciones que se derivan del enamoramiento entre el bebé y sus padres. Su sistema inmunitario se ve reconfortado por todas estas acciones, como se recalca en la obra de John Bowlby, publicada después de la Segunda Guerra Mundial. En ella se habla de la fragilidad del sistema inmune en los bebés de los orfanatos, en condiciones de privación total, que pueden llegar a la mortalidad.
Anuncios

Descubrir las cualidades de los niños

Descubrir las cualidades de los niños

Como padres conocemos muy bien a nuestros hijos, cómo se comportan habitualmente  y las reacciones que normalmente tienen. Sin embargo, los propios niños no conocen todas sus cualidades ya que no se han parado a pensar en esto. Vamos a proponeros realizar la siguiente actividad para descubrir las cualidades de los niños, hay que completar las siguientes frases:

  • Soy servicial porque…
  • Soy cortés cuando…
  • Soy cuidadoso con las cosas porque…
  • Una de mis cualidades es ser sincero porque…
  • Soy bastante amable con…
  • Hago cosas que ponen contentos a los demás como por ejemplo…
  • Soy obediente cuando…
  • Soy muy puntual cuando…
  • Soy atento con los demás, especialmente cuando…
  • Soy responsable con las cosas porque…
  • Me considero agradecido porque…
  • Soy simpático con…
  • Dicen de mí que soy muy trabajador porque…
  • Algunos dicen que soy divertido porque…

También en el ámbito educativo:

  • ¿Qué asignaturas te gustan más? ¿Cuáles menos?
  • ¿Qué es lo que más te gusta leer?
  • ¿Qué es lo que más te gusta escribir?
  • ¿Qué cosas se te dan bien en clase?
  • ¿Tienes algún problema a la hora de estudiar?

Y en el referente al familiar:

  • ¿Qué cosas son las que se te dan bien en casa?
  • ¿Qué es lo que menos te gusta hacer en casa?
  • ¿Qué se te ocurre que podríamos hacer para que las cosas fueran mejor en casa?

Una vez conozca sus cualidades, hemos de darle la oportunidad para que las demuestre con frecuencia. Como consecuencia de esto, el niño ha de aprender a autoreforzarse, es decir, a dirigirse pensamientos y comentarios positivos de sí mismo. Esto permitirá sentirse más feliz, a gusto consigo mismo y aumentará su autoestima.

 

¿Cuánta televisión deberían ver los niños?

¿Cuánta televisión ven los niños de hoy?

En general, suelen ver mucha televisión, y parece que cada vez más. Existe una especial preocupación por parte de los padres en la cantidad de horas que pasa el niño frente a la televisión y la exposición a la violencia y agresión. Gran cantidad de programas emitidos en horario infantil incluyen actos de violencia, peleas, disparos e incluso muertes.

Efectos de la televisión en el comportamiento agresivo de los niños.

¿Cuáles son los efectos de la violencia televisiva en la agresividad de los niños? ¿Estimula a los niños a aumentar la probabilidad de usar la violencia ya que lo han aprendido en la televisión? Según un estudio longitudinal de Huesmann, la cantidad de violencia vista en televisión a los 8 años está significativamente relacionada con la seriedad de los actos delictivos llevados a cabo de adultos. Los niños que veían mayor cantidad de agresión en la televisión eran más propensos a cometer delitos, insultar, ser agresivos en los deportes, amenazar con violencia a otros niños, hacer grafitis o romper ventanas. Estos estudios son correlacionales, eso indica que no podemos concluir que la violencia cause que los niños sean más agresivos, solo que ver violencia en la televisión está asociada a un comportamiento agresivo.

Algunos críticos argumentan que los efectos de la violencia en televisión no justifica la conclusión de que la violencia en la televisión causa agresividad. Sin embargo, muchos expertos argumentan que puede inducir a un comportamiento agresivo a antisocial en los niños.

Necesitamos enseñar a los niños habilidades de visión crítica para rebatir los efectos adversos de la violencia en la televisión. En un estudio se dividió a los niños en dos grupos, el experimental y el control. En el experimental se exponía a los niños a ver un documental sobre los daños que ha causado ver violencia en la televisión a otros niños y se les pedía realizar una redacción sobre esto. Al grupo control no se les realizaba ningún visionado ni se les pedía ningún tipo de redacción. Los niños del grupo experimental, que fueron entrenados con habilidades de visión crítica, desarrollaron actitudes más negativas sobre la violencia y redujeron su conducta agresiva.

¿Es todo malo de la televisión?

Los niños traen consigo varias habilidades y talentos cognitivos a la experiencia de ver la televisión. Ver demasiada televisión se relaciona negativamente con la creatividad, según un estudio de Williams. La televisión también puede enseñar a los niños a que es mejor comportarse de forma positiva y prosocial que de forma negativa y antisocial.

En un estudio reciente de Anderson y colaboradores, la visión de programas educativos por parte de preescolares estaba asociada con las puntuaciones más altas, la lectura de más libros, dar un mayor valor a los logros, aumentar la creatividad y disminuir la agresividad en la adolescencia.

Consejo para los padres

Hay que seleccionar cuidadosamente los programas de los niños y ver los aprendizajes que se derivan de ellos. Adecuar los programas a la edad del niño así como el tiempo que pasa delante de ellos. Es recomendable que antes de los dos años no vea nada de televisión, pero si no es posible, como mucho 1 hora al día.

¿Y si la madre del niño que pega dice que es para defenderse?

Este artículo está creado para contestar las dudas generadas en el post anterior: ¿y si mi hijo pega o es pegado?

Pregunta de WordPress: Lo veo correcto, pero, ¿qué podemos hacer cuando la mamá del niño que pega, siempre dice que es para defenderse? Es un caso de un niño que pega a las/os compañeras/as si no se sale con la suya, pero para su mamá son tod@s l@s demás quienes siempre empiezan.

Pregunta de Facebook: Pero si cuando le pegan, él se defiende, porque cuando ha intentado decirle a la profesora, ella no hace nada, eso está mal?…a mi parecer no es así, está bien que se defienda, el otro tiene que ver que su mala actitud, tiene una respuesta, sino lo seguirá haciendo…o no?

Ambas cuestiones tiene un tema en común y es la DEFENSA. Si un niño te pega y tu te defiendes deberías estar pensando en parar el golpe y no devolver el golpe, pues entonces la palabra correcta es contraatacar o devolver y no defenderte. Como describimos en el artículo anterior, la respuesta violenta siempre genera más violencia.

La persona al cuidado de los niños, ya sea profesor/a, cuidador/a, debería estar atento en todo momento pero no para centrarse en los aspectos negativos de los niños, sino todo lo contrario, para fomentarles y decirles aquellas conductas que hacen bien. En caso de cometer una acción negativa o generar un conflicto, se deberá corregir en privado. Sí es cierto que si el niño ve que pegando, nadie le corrige y puede salirse con la suya, volverá a repetir esa acción. Debemos fijarnos entonces cuál es el modo de gestionar sus problemas y de qué otra manera podría resolverlos. Si estamos constantemente regañando o castigando a un niño, tampoco surgirá el cambio que queremos en su conducta.

Ahora pongámonos en la piel del profesor/a o cuidador/a. ¿Han intentado ustedes fijarse en su propio hijo y sólo reforzarles aquello que hace correctamente y además con la palabra adecuada? Para saber qué palabras utilizar pincha aquí. Esta tarea que pedimos es tremendamente difícil.

En caso de que sea la madre la que justifique el comportamiento negativo del niño es mucho peor, no solo porque no tiene corrección esa acción del niño, sino porque se le está diciendo que es algo positivo al obtener la recompensa que quería. ¿Qué podemos hacer como padres del niño que es pegado? Es muy complicado. No debemos enfrentarnos a la madre o padre, ya que como padres siempre hacemos lo que consideramos mejor para nuestros hijos. Si nos enfrentamos a ella solo conseguiremos que se cierre en banda y que se enfade.

Corregir nosotros al niño también es algo delicado ya que, si no tenemos la confianza suficiente con los padres, pueden decirte que no te metas en la educación y crianza de su hijo, pues no eres nadie para juzgarles como padres. Lo único que podemos hacer es servirles como ejemplo para que ella misma se dé cuenta de la manera de actuar.

También podemos hablar con el profesor/a, psicólogo/a, director/a del centro para que sea una persona con cierta autoridad educativa y con imparcialidad la que tenga una charla con este caso en concreto.

Hemos de tener especial cuidado porque todos cometemos errores a la hora de educar y criar a nuestros hijos, pero siempre queremos lo mejor para ellos, con lo que nuestras acciones siempre tienen la mejor de las intenciones.

 

¿Y si mi hijo/a pega o es pegado?

¿Y si mi hijo pega a otros niños o le pegan los demás compañeros?

En muchas ocasiones nos encontramos con padres y madres desesperados porque no saben qué hacer ante una situación como la que su hijo/a pegue a sus compañeros. Ya sea en el parque, en la guardería o en la escuela, un niño/a puede pegar por varios motivos, los cuales vamos a ver a continuación.

  • Se siente molesto, irritado o disgustado: El niño muy pequeño no puede expresar los sentimientos de disgusto, molestia o irritación porque no puede decir dónde le duele o por qué está triste o por qué no está conforme.
  • Alguien quiere quitarle algo que tiene o que quiere: esta es la situación más común en los ambientes que hemos citado anteriormente, y es que otro niño quiere quitarle algo (un juguete o su chupete o comida) que el niño/a quiere y por lo tanto se expresa con una palmada al otro niño/a.

¿Qué podemos hacer si nuestro hijo/a pega a los demás?

Lo primero que debemos hacer es observarlo y averiguar si se trata de la primera o de lniños agresivosa segunda opción descritas arriba. Si es la primera, debemos ayudarle a solucionar su molestia y si es la segunda debemos de parar al niño/a cogiéndole de la mano y diciéndole: “NO”. No hace falta que sea gritando, simplemente debemos mostrar autoridad.

Después, debemos observarnos a nosotros mismos y nuestra manera de educar, ya que un niño/a que pega seguramente lo haya aprendido de un adulto que pega. ¿Cuándo pegamos a nuestros niños/as? Pues cuando hacen algo mal y como castigo les decimos: ” te voy a dar en el culo o en las manos” o lo hacemos directamente. Hemos de actuar con el ejemplo y en ningún caso permitir pegarle ni que éste pegue a otros.

¿Qué hacer si nuestro hijo/a es el que recibe el bofetón?

  • Siempre: debemos de acudir a la persona que se encarga del niño/a en ese momento (padre, madre, abuelos, cuidadores) y explicarle lo que está sucediendo. Seguramente ponga su granito de arena para que no vuelva a ocurrir. También podemos parar la mano del otro niño/a que se estaba alzando al nuestro/a y decirle que pare antes de que llegue a pegarle, y preguntarle por qué lo hace. Si es muy pequeño/a no podrá expresarse pero al menos habremos evitado el conflicto.
  • Nunca: debemos de decirle al niño: “cariño, defiéndete y pega tú también”, ya que en vez de escuelas, guarderías o un rato agradable en el parque estaremos creando una selva.

EDUCACIÓN: una respuesta violenta sólo genera más violencia. 

Ayudar a los niños a comprender sus emociones

Los padres, profesores y otros adultos pueden ayudar a los niños a comprender sus propias emociones. Pueden hablar con los niños para enseñarles lo que son los sentimientos de angustia, tristeza, enfado o culpa, entre otros. Los adultos pueden ayudar a los niños a controlar y comprender sus emociones siendo sensibles con los sentimientos y necesidades de los niños. Aprender a expresar los sentimientos y enmascarar otros son lecciones comunes en la vida de los niños día tras día.

El hecho de relacionarse con los demás nos implica tener que manejar sentimientos y emociones de forma socialmente aceptable. Los niños que se enfadan porque tienen que esperar su turno, o que se ríen cuando otro niño se cae, deben ser animados a considerar los sentimientos de los demás.

Una manera de ayudar a los niños a comprender sus emociones es hacerles hablar sobre las suyas y las de otros. Janet Kuebli describió algunas estrategias que pueden adoptar los profesores o padres para que los niños hagan esto:

  • Asegurarse de que el clima del aula fomenta la expresión emocional. Los profesores deben procurar que los niños se sientan cómodos hablando de sus emociones y estar motivados para ayudarles a comprender lo que están experimentando.
  • Estructurar el entorno físico para ayudar a que el niño aprenda sobre sus sentimientos. Los centros de juego varían en las oportunidades que proporcionan para experimentar y comprender las emociones. El entorno familiar y el de juego pueden alentar a los niños a llevar a cabo interacciones sociales en las que las emociones son importantes. Los profesores pueden observar a los niños representar guiones emocionales y después introducir nuevos temas o hacerles preguntas que estimulen a los niños a explorar nuevas causas y las consecuencias de las emociones. Las muñecas o marionetas también son una buena forma de representar las emociones.
  • Los centros de arte son un contexto excelente para una conversación sobre las emociones. El profesor puede animar a los niños a crear dibujos que reflejen acontecimientos personas de sus propias vidas. Por ejemplo, cuando se enfadaron con otra persona o cuando tuvieron miedo de algo nuevo o cuando estuvieron felices por conseguir cumplir un nuevo reto.
  • Usar historias y libros sobre temas emocionales. Se pueden seleccionar libros que muestren las emociones de otros niños y cómo se las arreglan ellos con sus sentimientos. Pueden discutir las causas y consecuencias de las emociones de los personajes y después conectarlos con sus propias historias. También pueden servir otras opciones como la televisión, películas, los juegos y las revistas infantiles.
  • Tratar con las peleas y los enfados de los  niños. Los niños que se pelean aprenden más sobre el enfado si los profesores hacen algo más que separarlos. Los profesores pueden pedir a los niños que le cuenten qué ha pasado y después examinar sus contribuciones personales al conflicto. Pueden preguntar a los niños cómo le ha hecho sentir lo que ha ocurrido y cómo responderán de manera diferente la próxima vez.

La filosofía Montessori

montessori1Las escuelas Montessori se crearon a partir de la filosofía educativa de María Montessori, una médico y educadora italiana que fundó un acercamiento revolucionario a la educación infantil a comienzos del siglo XX. Su trabajo comenzó en Roma con un grupo de niños con retraso mental. Tuvo éxito enseñándoles a leer, escribir y aprobar exámenes destinados a niños normales. Algún tiempo después, ella centró su atención en los niños pobres de los barrios marginales de Roma y obtuvo un éxito similar en su enseñanza. Su acercamiento ha sido desde entonces adoptado en gran medida por centros privados de educación infantil de Estados Unidos.

El acercamiento Montessori es una filosofía de educación en la que se les da a los niños una libertad y una espontaneidad considerables para elegir actividades. Se les permite pasar de una actividad a otra, según ellos lo deseen. El profesor actúa como un ayudante, en lugar de como un director del aprendizaje. El profesor muestra al niño cómo realizar las actividades intelectuales, demuestra formas interesantes de explotar las materias del programa y ofrece ayuda al niño cuando lo requiere.

María Montessori ha revolucionado los métodos actuales de enseñanza y están basados en los siguientes conceptos:

  • Currículum integrado: Abarca los conocimientos y destrezas de los alumnos, así como las actitudes y valores que han de desarrollar.
  • La atención es personalizada centrándose en el alumno en cuestión.
  • Método activo: es un error para Montessori considerar al niño como un ser inactivo y receptivo sin más, sino que se ha de trabajar y potenciar sus capacidades intelectuales desde la imaginación y emoción.
  • La prioridad es el desarrollo de las habilidades y capacidades del niño.
  • De importancia fundamental la relación con los padres y los maestros como parte del desarrollo emocional del niño.
  • La autonomía: dejar al niño volar su imaginación para que sea él mismo quien se convierta en el objetivo de su propia educación.

Durante toda su vida Montessori ha abierto colegios en muchos países y ha comprobado que los niños aprendían y asimilaban las competencias lingüísticas de cada país. Según Montessori, la mayor receptividad se encuentra en los niños de entre 0 y 6 años, siendo entre los 2 y 3 años la mejor época para introducir un segundo idioma. Además, ha llevado a cabo una gran reforma al sistema educativo, liberadora para el niño al mismo tiempo creando un robusto sistema curricular teórico que ha servido de base para el desarrollo actual de nuestras concepciones psicológicas.

La filosofía de trabajo del sistema educativo Montessori propone una gran diversificación y una máxima libertad al niño, de modo que aprenda por sí mismo, siendo consciente de sus descubrimientos y experiencias, y siendo el mismo niño quien marque el ritmo de aprendizaje.

Se tiende a desarrollar la autonomía del niño proporcionándole material didáctico para desarrollar y ejercitar los sentidos. Estos materiales deben ser adecuados para su capacidad y válidos a la hora de motivar sus aficiones e intereses.

Desde los colegios Montessori se sigue la siguiente filosofía de educación:

  • Realizar cosas importantes para el niño correspondientes a su edad.
  • Esforzarse al máximo en la tarea le da al niño una gran satisfacción.
  • La actividad del cuerpo y la mente están dirigidas correctamente cuando se dirigen hacia la excelencia.
  • La concentración es un aspecto esencial para el desarrollo de las capacidades y habilidades del niño, pero debe conseguirse a través del interés de las cosas. El niño ha de aprender a concentrarse solo.
  • El interés por aprender cosas nuevas está en todos los niños de forma innata y natural.
  • Los niños deben aprender a corregir sus propios errores, a detectarlos y controlarlos cuando realizan las tareas.