Ayudar a los niños a comprender sus emociones

Los padres, profesores y otros adultos pueden ayudar a los niños a comprender sus propias emociones. Pueden hablar con los niños para enseñarles lo que son los sentimientos de angustia, tristeza, enfado o culpa, entre otros. Los adultos pueden ayudar a los niños a controlar y comprender sus emociones siendo sensibles con los sentimientos y necesidades de los niños. Aprender a expresar los sentimientos y enmascarar otros son lecciones comunes en la vida de los niños día tras día.

El hecho de relacionarse con los demás nos implica tener que manejar sentimientos y emociones de forma socialmente aceptable. Los niños que se enfadan porque tienen que esperar su turno, o que se ríen cuando otro niño se cae, deben ser animados a considerar los sentimientos de los demás.

Una manera de ayudar a los niños a comprender sus emociones es hacerles hablar sobre las suyas y las de otros. Janet Kuebli describió algunas estrategias que pueden adoptar los profesores o padres para que los niños hagan esto:

  • Asegurarse de que el clima del aula fomenta la expresión emocional. Los profesores deben procurar que los niños se sientan cómodos hablando de sus emociones y estar motivados para ayudarles a comprender lo que están experimentando.
  • Estructurar el entorno físico para ayudar a que el niño aprenda sobre sus sentimientos. Los centros de juego varían en las oportunidades que proporcionan para experimentar y comprender las emociones. El entorno familiar y el de juego pueden alentar a los niños a llevar a cabo interacciones sociales en las que las emociones son importantes. Los profesores pueden observar a los niños representar guiones emocionales y después introducir nuevos temas o hacerles preguntas que estimulen a los niños a explorar nuevas causas y las consecuencias de las emociones. Las muñecas o marionetas también son una buena forma de representar las emociones.
  • Los centros de arte son un contexto excelente para una conversación sobre las emociones. El profesor puede animar a los niños a crear dibujos que reflejen acontecimientos personas de sus propias vidas. Por ejemplo, cuando se enfadaron con otra persona o cuando tuvieron miedo de algo nuevo o cuando estuvieron felices por conseguir cumplir un nuevo reto.
  • Usar historias y libros sobre temas emocionales. Se pueden seleccionar libros que muestren las emociones de otros niños y cómo se las arreglan ellos con sus sentimientos. Pueden discutir las causas y consecuencias de las emociones de los personajes y después conectarlos con sus propias historias. También pueden servir otras opciones como la televisión, películas, los juegos y las revistas infantiles.
  • Tratar con las peleas y los enfados de los  niños. Los niños que se pelean aprenden más sobre el enfado si los profesores hacen algo más que separarlos. Los profesores pueden pedir a los niños que le cuenten qué ha pasado y después examinar sus contribuciones personales al conflicto. Pueden preguntar a los niños cómo le ha hecho sentir lo que ha ocurrido y cómo responderán de manera diferente la próxima vez.

La filosofía Montessori

montessori1Las escuelas Montessori se crearon a partir de la filosofía educativa de María Montessori, una médico y educadora italiana que fundó un acercamiento revolucionario a la educación infantil a comienzos del siglo XX. Su trabajo comenzó en Roma con un grupo de niños con retraso mental. Tuvo éxito enseñándoles a leer, escribir y aprobar exámenes destinados a niños normales. Algún tiempo después, ella centró su atención en los niños pobres de los barrios marginales de Roma y obtuvo un éxito similar en su enseñanza. Su acercamiento ha sido desde entonces adoptado en gran medida por centros privados de educación infantil de Estados Unidos.

El acercamiento Montessori es una filosofía de educación en la que se les da a los niños una libertad y una espontaneidad considerables para elegir actividades. Se les permite pasar de una actividad a otra, según ellos lo deseen. El profesor actúa como un ayudante, en lugar de como un director del aprendizaje. El profesor muestra al niño cómo realizar las actividades intelectuales, demuestra formas interesantes de explotar las materias del programa y ofrece ayuda al niño cuando lo requiere.

María Montessori ha revolucionado los métodos actuales de enseñanza y están basados en los siguientes conceptos:

  • Currículum integrado: Abarca los conocimientos y destrezas de los alumnos, así como las actitudes y valores que han de desarrollar.
  • La atención es personalizada centrándose en el alumno en cuestión.
  • Método activo: es un error para Montessori considerar al niño como un ser inactivo y receptivo sin más, sino que se ha de trabajar y potenciar sus capacidades intelectuales desde la imaginación y emoción.
  • La prioridad es el desarrollo de las habilidades y capacidades del niño.
  • De importancia fundamental la relación con los padres y los maestros como parte del desarrollo emocional del niño.
  • La autonomía: dejar al niño volar su imaginación para que sea él mismo quien se convierta en el objetivo de su propia educación.

Durante toda su vida Montessori ha abierto colegios en muchos países y ha comprobado que los niños aprendían y asimilaban las competencias lingüísticas de cada país. Según Montessori, la mayor receptividad se encuentra en los niños de entre 0 y 6 años, siendo entre los 2 y 3 años la mejor época para introducir un segundo idioma. Además, ha llevado a cabo una gran reforma al sistema educativo, liberadora para el niño al mismo tiempo creando un robusto sistema curricular teórico que ha servido de base para el desarrollo actual de nuestras concepciones psicológicas.

La filosofía de trabajo del sistema educativo Montessori propone una gran diversificación y una máxima libertad al niño, de modo que aprenda por sí mismo, siendo consciente de sus descubrimientos y experiencias, y siendo el mismo niño quien marque el ritmo de aprendizaje.

Se tiende a desarrollar la autonomía del niño proporcionándole material didáctico para desarrollar y ejercitar los sentidos. Estos materiales deben ser adecuados para su capacidad y válidos a la hora de motivar sus aficiones e intereses.

Desde los colegios Montessori se sigue la siguiente filosofía de educación:

  • Realizar cosas importantes para el niño correspondientes a su edad.
  • Esforzarse al máximo en la tarea le da al niño una gran satisfacción.
  • La actividad del cuerpo y la mente están dirigidas correctamente cuando se dirigen hacia la excelencia.
  • La concentración es un aspecto esencial para el desarrollo de las capacidades y habilidades del niño, pero debe conseguirse a través del interés de las cosas. El niño ha de aprender a concentrarse solo.
  • El interés por aprender cosas nuevas está en todos los niños de forma innata y natural.
  • Los niños deben aprender a corregir sus propios errores, a detectarlos y controlarlos cuando realizan las tareas.