Niña de 1 año que no respeta la autoridad

Buenos días. Mi hija acaba de cumplir 1 año, intento ponerle límites pero aunque sabe que está mal lo sigue haciendo. Muchas veces me mira antes de hacerlo para que yo le diga NO y entonces es cuando me reta haciéndolo…como abrir cajones, tocar la minicadena, cables… Es normal que quiera investigar, pero también pienso que lo hace para llamarme la atención. Sobre todo lo hace conmigo que soy la que pasa más tiempo y muchas veces se ríe yo me pongo sería pero eso no sirve…que puedo hacer? No quiero que pasé el tiempo y vaya a peor…en general es buena pero tiene mucho carácter. Cuando le digo que no se pone a llorar histérica. Muchas gracias.

En respuesta a tu pregunta vamos a destacar dos puntos principales sobre los cuales va a versarse la respuesta. El primero es que su hija está reclamando atención en todo momento y el segundo se refiere a la educación basada en el NO que tenemos hoy en día.

Todos los niños, no importa la edad, requieren atención CONSTANTE por parte de los padres, por múltiples razones: quieres aprender algo nuevo, quieren que les reconozcas sus logros (“mamá mira cómo me tiro del columpio, mira como nado de espaldas”, por ejemplo), se meten en algún peligro, no saben cómo resolver un problema de cualquier índole, etc. Son científicos natos y vienen a este mundo donde todo está por descubrir, incluidos los peligros. Pero claro, eso ellos no lo saben, somos nosotros quienes vamos cortándoles las alas para que no se hagan daño, caigan, quemen, intoxiquen, ahoguen, enfermen…

Está claro que No se puede tocar o jugar con todo pero, por ello hemos de ser previsores y posicionar al niño en un ambiente seguro donde TODO lo que esté a su alcance sea investigable. Pero esto no siempre es viable y ahora viene el segundo punto: la educación del NO. Cuando vamos al parque escuchamos frecuentemente: “no te mojes con el agua, no te tires por ahí, no le pegues a tu amigo, no te enfades, no llores, no tires la comida al suelo”, entre otros muchos noes. Si solo basamos nuestra atención en el NO, los niños aprenden a llamarla haciendo lo que no deben hacer pero solamente para que les hagamos caso.

En el caso de su hija, ella sabe que está mal, pero prefiere su atención a pesar que esté enfadada a no tener nada. En este caso la atención recibida con el No actúa como refuerzo. Intente prestar atención a los aspectos positivos como por ejemplo: “que bien compartes los juguetes, que bien comes la merienda”, y sobre todo utilicemos un lenguaje de valores como por ejemplo: “que bondadosa eres al compartir, que cariñosa eres por saludar, que alegre estás hoy, que limpia vas, que recogido y ordenado lo has dejado todo”.

Es muy difícil cambiar el chip, pero pienso que vale la pena porque incluso lo podemos aplicar también a nuestra vida diaria y fijarnos en todas las cosas positivas que tenemos en lugar de fijarnos en lo que no hemos logrado o lo que no nos podemos permitir.

Animo a todos los lectores a hacer un diario de 5 – 10 cosas positivas que nos hayan pasado en el día (el número es lo de menos, lo importante es el ejercicio). Al cabo de un mes nuestro chip habrá cambiado y seremos más felices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s